Contratos de formación

Los contratos de formación tienen como objeto la adquisición de la formación Teórica y Práctica necesaria para el desempeño adecuado de un oficio o puesto de trabajo que requiera un nivel de cualificación susceptible de acreditación formal.

La formación Teórica de estos contratos estará constituida por los contenidos teóricos de los módulos formativos de los certificados de profesionalidad de la ocupación relacionada con el oficio o puesto de trabajo previstos por el contrato, ó en su defecto, por los contenidos establecidos por el Instituto de Empleo - Servicio Público de Empleo Estatal para las ocupaciones o especialidades relativas al oficio o puesto de trabajo contemplado en el contrato.

Las acciones formativas serán financiadas con cargo a los presupuestos de formación continua para trabajadores ocupados del Instituto de Empleo - Servicio Público de Empleo Estatal.

Para la realización de la formación teórica, la empresa la debe concertar con un Centro Colaborador del Servicio Público de Empleo Estatal,mediante la firma del correspondiente Acuerdo de Formación Teórica. El Centro Colaborador, por su parte, una vez completada la formación deberá emitir el Certificado de Formación Teórica según modelo oficial.

Destinado a mayores de 16 años y menores de 25 años. Este límite se ampliará hasta los 30 años mientras que la tasa de desempleo del país no se sitúe por debajo del 15% ( A principios del segundo trimestre de 2012 tasa se situaba en torno al 23%).

En el caso de las personas discapacitadas no habrá límite de edad.

En el primer año, la jornada laboral no podrá ser mayor al 75 % por lo que la formación teórica será de un 25 %.

En el segundo y tercer año, la jornada laboral se situará en el 85 % y la formación teórica del 15 %.

Con la nueva regulación la formación se dirige exclusivamente al puesto de trabajo desarrollado. Dicha formación, tiene una bonificación del 100 % en los Seguros Sociales.

La retribución se fijará en proporción al tiempo de trabajo efectivo de acuerdo con lo establecido en convenio colectivo. En ningún caso la retribución podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional en proporción al tiempo de trabajo efectivo.

El Salario Mínimo Interprofesional para el año 2012 queda fijado en 21.38 euros/día ó 641.40 euros/mes (RD 1888/2011, de 30 de diciembre, por el que se fija el salario mÍnimo interprofesional para 2012)

COTIZACIONES EN EL CONTRATO DE FORMACIÓN PARA EL AÑO 2012

Contingencia Trabajador Total Empresa Trabajador Total
Contingencias comunes 30,34 06,05 36,39

La duración mínima se establece en 1 año y el máximo en 3 años, modificable por convenio colectivo, sin que la mínima pueda ser inferior a seis meses ni la máxima a tres años. En el caso de haber concertado el contrato por una duración inferior a la máxima legal, podrá prorrogarse hasta por dos veces, sin que la duración de cada prórroga puede ser inferior a seis meses y sin que la duración total del contrato se exceda de la duración máxima.

Las incapacidades temporales, riesgo durante el embarazo, maternidad, adopción o acogimiento, riesgo durante la lactancia y paternidad interrumpirán el cómputo de la duración del contrato.

Expirada su duración máxima, el trabajador podrá volver a ser contratado bajo un Contrato para la Formación y el Aprendizaje, en la misma empresa o en otra, en una actividad laboral u ocupación distinta.

También se podrá recontratar a un trabajador en la misma empresa y en la misma ocupación cuando el puesto de trabajo correspondiente al contrato anterior no haya sido desempeñado por un tiempo superior a 12 meses.

Incentivos

Las empresas que, a la finalización de la duración inicial del contrato o las prórrogas, transformen el contrato en indefinido, podrán beneficiarse de una reducción en las cuotas de la Seguridad Social de: 1.500 € / año (para hombres) y 1.800 € / año (para mujeres), ambos casos con una duración de 3 años.

Rigen las limitaciones de la Sección I del Capítulo I de la Ley 43/2006, de 29 de Diciembre.

Según el artículo 14 del Estatuto de los trabajadores, podrá concertarse por escrito un período de prueba, con sujeción a los límites de duración que, en su caso, se establezcan en los Convenios Colectivos. En defecto de pacto en Convenio, la duración del período de prueba no podrá exceder de seis meses para los técnicos titulados, ni de dos meses para los demás trabajadores. En las empresas de menos de veinticinco trabajadores el período de prueba no podrá exceder de tres meses para los trabajadores que no sean técnicos titulados.

El empresario y el trabajador están, respectivamente, obligados a realizar las experiencias que constituyan el objeto de la prueba. Será nulo el pacto que establezca un período de prueba cuando el trabajador haya ya desempeñado las miasmas funciones con anterioridad en la empresa, bajo cualquier modalidad de contratación.

Durante el período de prueba, el trabajador tendrá los derechos y obligaciones correspondientes al puesto de trabajo que desempeñe como si fuera de plantilla, excepto los derivados de la resolución de la relación laboral, que podrá producirse a instancia de cualquiera de las partes durante su transcurso. Transcurrido el período de prueba sin que se haya producido el desistimiento, el contrato producirá plenos efectos, computándose el tiempo de los servicios prestados en la antigüedad del trabajador en la empresa.

Las situaciones de incapacidad temporal, maternidad, y adopción o acogimiento, que afecten al trabajador durante el período de prueba, interrumpen el cómputo del mismo siempre que se produzca acuerdo entre ambas partes.